domingo, 10 de enero de 2010

Curanderismo y Brujeria en Uchucmarca - Perú.


Autores: Ramiro Sánchez Navarro y Francisco Mestanza Navarro.
Curanderismo
En otros tiempos en que no había postas médicas o sanitarias en Uchucmarca,provincia de Bolívar, Departamento de La Libertad,Perú, incluso hoy en día, en que ya existen algunos profesionales de la salud, en la categoría de técnicos, el curanderismo sigue siendo la práctica más usual.
La gran mayoría de nuestra gente posee conocimientos sobre las propiedades medicinales o curativas de nuestra región. Hemos tenido igualmente buenos médicos o curanderos, entre los que podemos citar a Don Francisco González Pino, padre del Maestro Maximiliano González Navarro. También a Doña Isabel Llaja Aguilar, muy conocedora de las propiedades medicinales de las plantas y doña Patricia Chibani Llaja, hija de un “gentil” y madre del desaparecido coterráneo Don Maximiliano Huillca Chibani. Es necesario aclarar que las personas citadas no eran brujos y, por consiguiente, no utilizaban sus dotes mágicas en el tratamiento de los enfermos. Sin embargo, también había unos pocos brujos.

Así como ellos, Uchucmarca ha tenido y tiene buenos curanderos, con cuyos dones o sabiduría, se han curado múltiples enfermedades, aliviando de paso los males de mucha gente. Han sido ellos por ejemplo quienes nos han transmitido sus conocimientos médicos para liberarnos de males terribles como la “disipela” (erisipela), “el purún”, que son enfermedades propias del ande y que causan la destrucción de la piel llegando al extremo de destruir hasta el propio hueso, como en efecto lo hace el purún.

Son muchas las enfermedades que en base a yerbas y plantas medicinales se pueden curar. Por otro lado, conviene decir que en nuestro medio existen algunas categorías en cuanto al conocimiento de esta labor. Así tenemos que, al quien adivina el daño de algún prójimo y por el que viene sufriendo, puede asimismo curarle de dicha enfermedad o en su defecto, está en condiciones de poder determinar si la enfermedad del paciente es susceptible de ser curado o no, con los procedimientos que él emplea. Aparte de este curandero adivino, tenemos al curandero que cura enfermedades ocasionadas por brujería, o también el curandero que efectúa "llamados", es decir, que invoca el nombre, repetidas veces, de la persona que padece de susto, debido según se cree, a que su alma se ha quedado en algún lugar, concretamente donde fue el escenario de algún incidente o accidente desagradable como puede ser una caída del caballo o del burro, un tropezón o una rodada por alguna pendientes; haber sido asustado por un toro bravo o una culebra, zorro, puma, etc. Asimismo, cuando dichos sustos son atribuidos a espíritus malignos como el duende, el guacrayo, el shapingo o las almas del más allá o de la otra vida o purgatorio, etc, según la creencia.
Los procedimientos usados para curar algunas enfermedades son las siguientes:

La limpia o sobada con alumbre
Para diagnosticar el susto. También utilizan el cuy, de color blanco o negro, sin ninguna pinta o mancha.

La llamada al ánima del enfermo
Cuando éste padece de susto o quedada.
Para curar este tipo de enfermedades y otras, se utiliza mayormente yerbas en emplastos, como él "sueldo con sueldo, en lisiaduras y torceduras; el eucalipto, para resfríos; la hierba del susto, cola de caballo, mishquichillca, llantén, pie de perro, uña de gato, culén, toronjil, manzanilla, valeriana, etc.

El curandero tiene un gran conocimiento del estado sicosomático del paciente, que con solo mirarle los ojos ya sabe de qué padece. También hace diagnósticos tocando el pulso.

Brujería
En otros tiempos ya lejanos, en Uchucmarca habían muchos brujos y brujas. Algunos de ellos se cuenta que tenían pacto con el demonio o shapingo. Se dice, por ejemplo, que los "gentiles" o sea la gente nativa anterior a la conquista hispana, eran todos brujos, quienes para llegar hasta sus casas-cueva, que estaba en la parte alta de los cerros, se tenían que convertir en buitres.

Mayormente estos brujos se dedicaban a causar daño a la gente, llegando incluso hasta ocasionarles la muerte, con los "bocados” (veneno) que les daban en las comidas.

Hay evidencias que de estas costumbres, muchas de ellas, en la actualidad se las viene practicando y sirven, como se anota, para ocasionar daño al prójimo, por causas o motivos que muchas veces carecen de razón e importancia.

Una de estas costumbres maléficas, es por ejemplo, aquella que es conocida como "La tumshada", y se llama así porque en la región yunga crece un árbol llamado "Tumsho", que posee espinas en su tallo y cuyas características semejan a un hombre gigante, con el estómago demasiado abultado. La mayor prominencia se registra a mitad del tallo, y es allí donde los brujos cavan un hueco profundo y luego introducen alguna prenda, o una porción de tierra en 1a cual haya quedado el rastro de la persona que va a ser brujeada o dañada. A esto se llama "recoger el rastro".

El acto de "brujear", es decir de causar daño a una persona, va acompañado de ritos ceremoniales, en donde se invoca repetidas veces el nombre de la víctima al tiempo que es maldecido y condenado por el brujo. Entonces se dice que la supuesta víctima -a nosotros no nos consta- en un determinado tiempo muere a causa del excesivo abultamiento de su estómago. Es decir se vuelve “panzón”.
También practican el maleficio utilizando huairuro para que el individuo pierda la visión, a lo cual se le llama "reventada de ojos". La operación se efectúa colocando una sartén en el fogón, conteniendo aceite y allí se dejan caer dos huairuros, “hembra” y “macho”. Entonces, a medida que los huairuros rojinegros se van tostando en el aceite o manteca (wira), el que oficia de brujo, premunido de una aguja, los va pinchando al tiempo que pronuncia el nombre de su víctima o de los sospechosos de algún robo. Se dice que si uno de los huairuros revientan al ser pinchados, luego de proferir algún nombre, con seguridad ése es el autor del latrocinio, quien en el acto se le reventará un ojo o los dos.

En Uchucmarca, la brujería es mal vista y se comenta o se habla mal de quien se supone la práctica. En los años de 1940(1943?) en Uchucmarca murió descuartizada una mujer de edad avanzada, conocida como la "bruja Merejilda", según tuvimos referencias. De ella se decían muchas cosas como por ejemplo que era una "bruja ladronaza", que acostumbraba robar papas, ocas, etc en las chacras, durante las noches o al amanecer o que también, convirtiéndose en puma, zorra o cuerva, se robaba las ovejas o simplemente las mataba, degollándolas. Terminó sus días descuartizada. Sin duda se cometió con ella un horrendo crimen.

Supersticiones
Como se sabe son creencias que muchas veces carecen de una base racional y lógica pero que son practicadas por el común de las personas. Generalmente están relacionadas con la suerte futura de las personas, ya que determinados hechos o sucesos, por insignificantes que estos sean son interpretados por el vulgo como una medida o señal de alerta ante cualquier peligro o situación embarazosa.

Son muchas estas supersticiones en nuestro pueblo de Uchucmarca, siendo las más comunes las siguientes:
Si en las mañanas te levantas con el pie izquierdo te irá mal durante el día, y sucederá lo contrario, si te levantas con el pie derecho.
Si te tropiezas en el camino con el pie izquierdo, mejor regrésate, porque té podría ir mal; lo contrario sucederá si te tropiezas con el pie derecho.
Si en tu camino te cruzan un zorro o un zorrillo, también hay posibilidad que te vaya mal.
Si la luz del sol, por las tardes, se pone color amarillo, seguro que la venada ha parido.
Cuando el chancho baila y las gallinas se ponen quietas, pico con pico, como si estuvieran “conversando”, es señal de que ya viene la tempestad.
Si en algún momento oyes “cantar” o “hablar”, chisporrotear a la candela, es señal de que alguien te visite o que estén hablando tu mal.
Cuando el gallo canta después de las cinco de la tarde y antes de la una de la mañana, es evidente que el demonio deambula por el pueblo.
Si los gatos pelean ferozmente sobre el techo de tu casa o pasan por delante de ti peleando, es señal de que algún pariente o amigo morirá dentro de poco.
Si alguien te barre los pies con la escoba corres el riesgo de quedarte soltero.
Si en la quichua la lechuza (talacua) canta cerca de tu casa o choza es señal de mal “agüero”, alguien de los tuyos puede morir.
Si los perros aúllan al unísono durante la noche es porque están viendo pasar a las almas del otro mundo o a los shapingos.
Si la mosca entra a tu habitación con su lúgubre zumbido, es de mal augurio. Alguien puede morir.
Si en la noche ves, a lo lejos, arder una fogata, es porque allí hay un tesoro enterrado.
Si durante la noche ves una luz que anda o camina por tu chacra o chacra ajena es porque el alma de algún prójimo está recogiendo sus pasos.
( Fuente: Tomado de la Obra:Monografía del Distrito de Uchucmarca)
Este distrito de Uchucmarca corresponde a la provincia de Bolivar,Departamento de La Libertad,Perú.

1 comentario:

CARLIN.VEGA dijo...

FELICITACIONES PRIMO RAMIRO, POR TU INTERES, PERSERVERANCIA Y AMOR A NUESTRO TERRUÑO.
TE COMENTO QUE DIRIJO LA ONG INBIAPERU (INSTITUTO PARA EL DESARROLLO LOCAL SOSTENIBLE Y LA CONSERVACION DE LA DIVERSIDAD BIOLOGICA Y CULTURAL ANDINO AMAZONICA), Y ESTAMOS DESARROLLANDO EL PROYECTO FLORA DE LOS HOMBRES DE LAS NUBES, YA VAMOS POR EL TERCER AÑO, LOS DOS PRIMEROS ESTUVIMOS EN AMAZONAS, AHORA EN MAYO EMPEZAMOS LOS TRABAJOS DE CAMPO EN PUSAC Y UCHUCMARCA, CENTRADOS EN EL TEMA ETNOBOTANICO, CON LA PARTICIPACION DEL JARDIN BOTANICO DE MISSOURI Y UNA INVESTIGADORA SUIZA, CREEMOS QUE ESTE ESTUDIO NOS AYUDARA A DEVELAR MUCHOS MISTERIOS SOBRE LA ETNOBOTANICA DE NUESTRA TIERRA.
GRACIAS POR LOS ARTICULOS SOBRE EL TIO ARISTIDES Y MI PADRE JULIO VEGA.
NUEVAMENTE FELICITACIONES Y ESPERO TU EMAIL PARA COMUNICARNOS, TAMBIEN TU DIRECCION PARA ENVIARTE DOS NUEVAS PUBLICACIONES DE LA DRA. INGE.

UN ABRAZO
CARLOS MARTIN VEGA OCAÑA